Si tiene el suficiente valor dramático, por supuesto que puedes meter un velocirraptor en la trama. Faltaría más.

martes, 6 de septiembre de 2016

Pero eso es otra Historia: La Historia de la Filosofía



FILOSOFÍA 1: Los pensadores de la Antigua Grecia 1/2 - Presocráticos, Sofistas y Sócrates 
 Mientras que unos griegos buscan explicación a los fenómenos naturales y a los misterios de la vida en dioses y en los mitos, otros griegos comenzaron a buscar respuestas en la propia realidad. Los primeros en tratar de entender el mundo a través del logos, la razón, fueron los presocráticos: Tales de Mileto, Anaximandro, Pitágoras, Heráclito, Parménides, Zenón de Elea, Empédocles, Anaxágoras y Demócrito. Todos buscaron el arjé, la esencia primigenia de todas las cosas. Tras ellos llegaron los sofistas, que dejaron de tratar de explicar el cosmos y trataron de usar la sabiduría en su propio beneficio, usándola para vivir en sociedad y ganar debates en asambleas políticas. El más famoso fue Protágoras, y también Gorgias e Hipias. Pero el filósofo que marcaría un antes y un después fue Sócrates. A él le debemos el método socrático, la mayéutica, un proceso por el cual alcanzar el conocimiento verdadero de todas las cosas. A no todo el mundo le gustó, y el gobierno de aquella época le condenó a muerte. Pero tras él vendrían otros grandes filósofos, como Platón o Aristóteles.

 



FILOSOFÍA 2: Los pensadores de la Antigua Grecia 2/2 - Platón, Aristóteles y los estoicos, escépticos y epicúreos 
 Tras la muerte de Sócrates un alumno suyo revolucionó el pensamiento en la Antigua Grecia: Platón. Dijo que había dos mundos, uno sensible y otro inteligible, el de las ideas, al que sólo se podía acceder a él mediante el uso de la razón. Pero este filósofo no se limitó sólo a la metafísica, sino que también habló de muchos otros temas como física, ética y política. Uno de sus alumnos, Aristóteles, llegaría a superarle en fama. Este pensador maestro de Alejandro Magno dijo que sí era posible conocer la esencia de las cosas a través de nuestros sentidos, y además también tocó muchos otros temas, incluido el de Dios. Rechazó a los dioses griegos y habló de un Motor Primero que movía las esferas celestes. Una locura que cabreó a muchos en la época. Con la muerte de Alejandro Magno y las sucesivas guerras de los Diádocos, la Grecia democrática cayó, y el pensamiento se anquilosó. Hubo movimientos nuevos, centrados en la búsqueda de la felicidad, y no tanto en conocer el mundo. Algunos fueron los epicúreos, los estoicos, los escépticos y los eclécticos.