Si tiene el suficiente valor dramático, por supuesto que puedes meter un velocirraptor en la trama. Faltaría más.

jueves, 10 de octubre de 2013

Literatura y Cine

Después de flipar ayer con la noticia del tremendo éxito del DINOPORNO en Estados Unidos me he puesto a pensar cómo serían varias grandes novelas del XIX y de principios del XX, pero con un toque más postmodernista. Imaginaos que autores como Charles Dickens o Dostoyevski se hubieran metido un par de gramillos antes de escribir sus obras. Pues bien, esta entrada está dedicada a abrir una ventana a un mundo paralelo donde esas obras, influenciadas por el decadentismo actual, fueron escritas.

¿Qué secretos se esconden tras las puertas de la Mansión Misselthwaite? Mary Lennox llega a la casa de su tío como una niña malcriada y enfermiza, convencida de que no va a disfrutar de su nueva vida allí, ya que su tío es un abogado chapado a la antigua y con muy mal carácter. Muy en plan 'El Príncipe de Bel Air' pero con un poquito más de drama intimista y verduras. El caso es que descubre la puerta escondida a un jardín abandonado, cerrada desde la desaparición de su tía años atrás. Mary pronto empezará a transformarlo en un hervidero de marihuana, cocaína, e incluso un laboratorio de metanfetamina que la convertirá en la reina del barrio. Mary se prepara para los que van a ser mejores momentos de su vida. Sin embargo, pronto descubrirá que en ese jardín se esconde... el cadáver de su tía. 

El prota de esta adaptación se llama señor Meursault, que es detenido por la policía cuando se carga a un político golpeándole con un dildo de goma. A pesar de sentirse inocente ya que el tipo se lo merecía, no vuelve a mostrar sentimiento alguno. Todo empieza a aburrirle soberanamente, debido a que en el fondo sabe que ya no va a poder volver a hacer algo tan excitante como cargarse a peña a base de pollazos. Esta adaptación será recordada por tener una de las escenas románticas más bellas de la historia del cine: 
–Maursault, ¿quieres casarte conmigo?
–Me la suda. 

Fahrenheit 450 es la temperatura a la que se cocina la pizza. Guy Montag es un currante de TelePizza con nuevas ideas revolucionarias, pero su época no está dispuesta a permitirle ese avance. "Sólo pizzas con jamón y queso, muchacho. Es lo que todos quieren." Ante esta frustración, Guy decidirá embarcarse en el peligroso negocio de las pizzas clandestinas, cuya fábrica se esconde en los bajos fondos de la ciudad. En esta adaptación se describe a una sociedad esclavizada por el jamón y queso, los ibuprofenos y el conformismo puro y duro, poniendo a la pizza como metáfora de un mundo distópico y absurdo, carente de sabor, de salsas ni de descuentos por pedir dos medianas. 



Fiodor Castle llevaba una vida feliz junto a su familia, hasta que un día una vieja se le cuela en la cola del súper. A partir de ese momento Fiodor ve la realidad de forma distinta. "Hay dos tipos de personas, las que son una paria para la sociedad, y los que somos la hostia. ¿Sabes? Yo soy la puta hostia." Tras matar varias ancianas Fiodor será condenado a una prisión en Siberia donde encontrará algo que jamás hubo imaginado: la redención. 

El doctor Jeckyll es un tipo solitario, sin amigos, que vive en su mansión dedicando su tiempo a la lectura y a sus bizarros experimentos con gatos. Un día consigue crear una pócima de la sociabilidad y cuando la prueba le hace cambiar drásticamente. Su alter ego, Hyde, toma su lugar y lo primero que hace es irse de fiesta a un polígono industrial. Jeckyll se despierta esa noche rodeado de mulatas y se quedará flipando. No consigue echarlas y todas se quedan de sirvientas. Trata de impedir que Hyde aparezca de nuevo, pero sus experimentos sólo hacen empeorar la situación. Ahora a Hyde le ha dado por el boxeo. ¡Ah! Y la necrofilia animal. ¿Quién sabe qué encontrará Jeckyll en su cama la próxima noche? 

Un colegio de Ohio propone llevar a sus alumnos este año a esquiar a la Antártida. Todo iba sobre ruedas (o sobre tablas de snowboard) cuando encuentran restos de lo que parece ser una antigua civilización extraterrestre tras unas picudas montañas. Es allí donde descubren que unas extrañas criaturas están volviendo a la vida después de millones de años de letargo, y su misión es traer el caos a la civilización, y ya de paso despertar a Cthulhu, que a ese no le levanta ni un despertador con reggetón. 


Esta película es un biopic sobre qué hubiese pasado si David Copperfield, el célebre ilusionista, hubiese nacido en la Inglaterra del siglo XIX. Aunque algunos dicen que nació, la realidad es que salió de una chistera, nadie sabe cómo. Huérfano de padre, tuvo que soportar la instromisión del nuevo marido de su madre, un ser diabólico y superracional que le impedía desarrollar su más querido hobby: la magia. Él quería ser como el Luís Piedrahita decimonónico, pero su padrastro era incapaz de comprenderle. "Algún día haré desaparecer la estatua de la libertad y te harás caca, padre." Y entonces el padrastro lo envió a un reformatorio. 

En 'La Plenitud de la señorita Brodie' conoceremos a esta simpática maestra con métodos poco ortodoxos. La dirección del colegio le encargará la educación de 6 niñas y un robot bastante rebelde llamado Optimus Prime, el cual pondrá en serios apuros a Brodie. Pero esta no se achanta y trata de hacer de Optimus un robot más humano, y menos camión. Nos introduciremos en esta peculiar comedia llena de positivismo, engranajes, anhelos, frustraciones y rencores donde conoceremos lo que esconde la cara oculta de la luna de la condición humana. Y robótica. 

Marlow, un joven aventurero que viaja a África para buscar a su cuñado, Kurtz, el cual se fue a por tabaco y nadie supo nada más de él. Hasta ahora, cuando llamó a la hermana de nuestro prota pa'ver qué tal el nene. Pero el viaje de Marlow resultará más complicado de lo que en un principio esperaba: se dará de bruces con la brutalidad de la ley de la selva. Según se vaya internando en los infiernos del lugar comprenderá el horror. Kurtz, que se ha convertido en el líder nativo, se lo mostrará de primera mano. Éste le contará un terrible relato de soledad, aislamiento, de la lucha del hombre contra la naturaleza, contra un huevo de mosquitos y un olor a mierda que flipas. 
–Te ofrezco un mundo sin tele, Marlow.
–Sácame de aquí cagando leches, Kurtz.


3 comentarios:

  1. *Hace facepalm y sólo se le encuentra preguntar "¿Cuántos gramitos te has metido tú, tío?* XDD

    ResponderEliminar